El truco para combatir la crisis es no hablar de la crisis.

Así que haciendo honor al título, no voy a decir como combatirla, voy a decir lo que dijo Leopolda Abadía en el FORO DE INNOVACIÓN de la cámara de comercio de Sevilla, lo que hay que hacer es trabajar mejor, esforzarse, y luchar con uñas y dientes.

En estas semanas bastante movidas con el evento HOYESMARKETING, el TALLER DE REDES SOCIALES de Andalucía emprende y el FORO DE INNOVACIÓN de la cámara de comercio, he podido llegar a las siguientes conclusiones para mejorar como empresa y luchar contra la situación que estamos viviendo.

– No es un época de cambios, es un cambio de época. Por lo que hay que reformularse.

– No entrar en la guerra de precios, no competir contra el lowcost. Diferénciate no en el precio, sino en el valor añadido.

– Hay que pensar en el valor que le genero a mi cliente, no el que él me genera a mi.

Escuchar lo que quieren y necesitan. Mira desde los ojos del cliente y conoce sus necesidades. Ayúdalo a generar negocio y para ello conoce al cliente de tu cliente.

Sin miedo a explorar nuevos territorios basándote en tus capacidades. Hay mucho mundo fuera de las fronteras de nuestros negocios.

– Ha cambiado el comportamiento de compra, ahora no hay que perseguir a los clientes, hay que seducirlos con un mensaje atractivo.

– Está de moda tener presencia online, y eso es importante porque la gente busca conocerte por este medio, pero no hay que descuidar nuestra presencia offline, porque el final del proceso de compra se desarrolla en este punto en un 94% de los casos.

– La reputación nos la dan otros, lo que realmente nos tiene que preocupar es el prestigio.

– Hay que estar en todos sitios, pero no casarse con las redes sociales. Tengamos vida offline por favor.

– Hay que ser distinto, no se trata de sobrevivir, sino de pensar, salir de lo de siempre y así mejorar lo que ofreces.

– En redes hay que escuchar antes de hablar (escucha-analiza-interactúa) y amigos los justos como en la vida misma, los que realmente te aporten.

Interactúa con el cliente de forma personalizada adaptando tus reglas a sus necesidades.

– Con respecto a la publicidad, hay que hacerla atractiva, que no moleste.

– Tanto el cliente como la empresa siguen queriendo lo mismo; unos ahorrarse dinero, tiempo y sentirse cuidado y los otros clientes fieles, nuevos clientes y ganar dinero. Lo que pasa es que la fórmula ha cambiado. Antes bombardeábamos con publicidad y se lo tragaban todo. Ahora escogen lo que quieren.

– Para tomar la decisión de comprar, actualmente el 76% se deja llevar por el boca-oreja, el 49% busca referencias online y el 7% la reputación de la marca. Y lo que es más interesante y a la vez peligroso para las empresas, el 79% de las malas experiencias con productos o servicios, se comparten online. Así que cuidado…cuiden a sus clientes.

– Existe mucha oportunidad de negocio en Internet a nivel internacional. Es un mercado donde todos pueden encontrarte y está tan microsegmentado que se puede encontrar casi cualquier cosa en cualquier lugar del mundo.

– En redes la gente no quieren publicidad, quiere divertirse o que sea de utilidad. Hay que crear experiencias. Tu popularidad va a depender de cómo te comportes. Y crea entradas relacionadas con tu perfil. Si tienes algo que decir original, entretenido, útil y que haga sonreir, entonces escríbelo. Pero hay que ser honesto. Enganchar mediante el contacto+conversación+conocimiento. Hay que interactuar para que la gente participe.

– La tendencia estadounidense, que actualmente nos lleva de adelanto unos 5 años, es que el 40% de la gente quiere descuentos y promociones. A la vista está la repercusión de webs como grupon o grupalia. Otra característica del usuario norteamericano es que quiere conocer información de futuros productos y por supuesto no ser pesados bombardeándoles con información extra. Hay que procurar encontrar el equilibrio.

– Es importante medir las tendencias y ajustar tu estrategia. Entrar en redes que te genere tráfico. No se trata de estar en todas las redes…eso es una locura y además una persona humana se tendría que dedicar 48 horas al día para poder llevarlas todas. Seamos prácticos, 80% de análisis 20% de acción. Primero veamos que hay y después escojamos según nuestras necesidades.

 

En resumidas cuentas, que como no sabemos cuando va a terminar esta puñetera crisis (aunque haya gente que afirme que sí lo sabe…cosa que no me creo), hagamos las cosas lo mejor posible, seamos honestos, trabajemos mucho y no nos demos por vencidos. Si hay días que dices NO PUEDO MÁS, no desesperes, que nadie se hunde, solo hay que reformularse.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.